Envío gratuito a partir de 25€ / Free delivery in orders from 25€

Los Beneficios y Utilidades de las Frutas y Verduras

Frutas y Verduras por color

El consumo de frutas y verduras en su estado natural es todo lo que necesita nuestro organismo para lograr un funcionamiento normal. Todo lo demás también aporta, pero en menores cantidades. Incluso, el solo hecho de cocinar una verdura ya hará que pierda gran parte de sus cualidades.

Para comenzar a entrar en el tema de hoy, observaremos que cada mineral tiene su color característico y es por ello que los nutrientes van tomando el color de aquellos minerales que los conforman en su mayor cantidad. Es por ello que ésta es una forma muy simple de clasificarlos y, por otro lado, los profesionales de la salud nos indican cuales son los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo y funcionamiento de las diferentes partes de nuestro cuerpo.

 

En los colores está la clave

Blancos

Frutas y Verduras Blancas

Cebolla, ajo, puerro, plátano. Estas frutas y verduras son ricas en fotoquímicos y en potasio, por lo que aportan lo necesario para el funcionamiento de las articulaciones y la calidad de nuestros huesos. Así mismo, regulan la presión sanguínea, reducen el colesterol y además previenen la diabetes. Se sabe que el ajo es un antibiótico natural, lo mismo que la cebolla, por su contenido en Manganeso, vitamina C y B6 son pueden protegerte de algunas variantes de Cáncer según muchos estudios.

Amarillos y Naranjas

Frutas y Verduras Naranjas

El color de estos productos se debe a la presencia de Betacarotenos, un antioxidante que aporta muchos beneficios para la salud de la piel y los ojos. Las Naranjas, nectarinas, mandarinas, mangos, papayas, piñas, melocotones, zanahorias, pimientos amarillos y las calabazas están en este grupo con buenas cantidades de Vitamina C y D, que nos ayudan a evitar los molestos resfriados, prevenir la osteoporosis y la desnutrición en los niños.

Rojos

Frutas y Verduras Rojas

Previenen problemas cardiacos y ayudan a mantener sano el corazón. Este color proviene del Licopeno, un potente antioxidante que se encuentra en los tomates, las fresas, sandías, radichios, cebollas y boniatos morados, pimientos rojos y granadas, entre otros. También contienen magnesio y fitoquímicos, que aumentan las defensas.

Verdes

Frutas y Verduras Verdes

Aportan los nutrientes necesarios para el funcionamiento y la regeneración celular. Las verduras como la acelga, la alcachofa o la espinaca son ricas en vitamina K y ácido fólico, que son importantes para la coagulación sanguínea y para el desarrollo del bebé en las mujeres embarazadas.

Azul y Morado

Frutas y Verduras Moradas

Arándanos y moras, berenjenas, cebollas moradas, col lombarda, uvas negras o ciruelas. Benefician al cerebro y la salud mental, aportan energía a nuestras células, son anti inflamatorias y fortalecen el sistema urinario. Ahora bien, las antocianinas que brindan el color característico a estas frutas y verduras, se diluyen fácilmente en el agua y pierden sus propiedades con el calor, por eso es importante tomarlos de alimentos frescos.

 

¿Qué propiedades tienen las frutas y verduras?

Más allá de los minerales y nutrientes específicos, también es importante observar las características más generales que identifican a cada producto. En estos cuadros puedes ver, en un vistazo, los aspectos más distintivos:

 

Más allá de las características generales que aportan según su color, cada producto de la naturaleza tiene sus propias particularidades y eso los hace especialistas a cada uno en lo suyo. Veamos algunos ejemplos.

Coliflor

Una taza de coliflor picada contiene sólo 27 calorías, mucha vitamina C, vitamina K y fibra alimentaria. Contiene 3g de fibra por cada 100g de verdura cruda, lo que supone el 10% de nuestras necesidades diarias. La fibra es importante porque sirve de alimento a las bacterias beneficiosas que habitan en nuestro intestino grueso ayudando a prevenir inflamaciones y mejorando la digestión. También se sabe que la fibra juega un papel importante a la hora de prevenir la obesidad, pues genera sensación de saciedad. La coliflor es un sustituto ideal de pastas, arroces y harinas, por lo que es una muy buena alternativa para sustituir a estos ingredientes en dietas bajas en carbohidratos.

 

Piña

Esta fruta además de estar deliciosa es rica en fibra, vitaminas y minerales y se compone, básicamente, de agua… por lo que es excelente en dietas para adelgazar. Sin embargo, lo más importante es que ayuda en la digestión de proteínas y ayuda a personas que sufren indigestión, pesadez, gases o acidez. Ayuda en la salud bucodental en personas con gingivitis por ser un buen anti inflamatorio. Además, es una aliada para combatir la celulitis al ayudarnos a mantener el equilibrio hídrico en nuestro cuerpo.

 

Remolachas

La remolacha nos viene genial para mejorar la salud del corazón, ya que es rica en nitratos saludables para el corazón. Un estudio de 2012 informa que beber 500g de zumo de remolacha redujo significativamente la presión arterial en personas sanas. Las remolachas contienen un antioxidante llamado ácido alfa lipoico, que podría ser útil para las personas con problemas nerviosos relacionados con la diabetes, llamados neuropatía diabética.

 

Kiwi

La mezcla de minerales, vitaminas y, sobre todo, fitonutrientes, hace de los kiwis un alimento protector contra las enfermedades respiratorias, además de las patologías cardiacas. Sus propiedades también son beneficiosas para mejorar la salud cardiovascular, regular la presión arterial y reducir los niveles de colesterol. El kiwi está considerado un superalimento debido a su alto contenido en vitamina C, fibra, potasio y antioxidantes. Por tanto, para maximizar sus beneficios es recomendable consumirlo maduro, ya que así contará con mayores cantidades de antioxidantes, que mejoran sus efectos saludables.

 

Boniato

Los boniatos son hortalizas de raíz. Al horno con su piel, un boniato mediano aporta 103 calorías y 0,17 g de grasa. Cada boniato también contiene mucho más que el requerimiento diario de vitamina A de un adulto, 25% de sus necesidades de vitamina C y B6 y un 12% de su requerimiento de potasio. También tienen betacarotenos, que pueden mejorar la salud ocular y ayudar a combatir el cáncer. Los boniatos pueden ser una buena opción para las personas con diabetes. Esto se debe a que tienen un índice glucémico bajo y son ricos en fibra, por lo que pueden ayudar a regular el azúcar en la sangre.

Guisantes

Los guisantes son una verdura dulce con almidón. Contienen 134 calorías por taza cocida y son ricas en fibra, proporcionando 9 gramos por ración, la misma cantidad de proteínas, vitaminas A, C y K y algo también de vitaminas B.

Los guisantes verdes son una buena fuente de proteínas de origen vegetal, que pueden ser especialmente beneficiosas para las personas con dietas vegetarianas o veganasLos guisantes y otras legumbres contienen fibra, que favorecen a las bacterias buenas en el intestino y ayudan a garantizar evacuaciones intestinales regulares y un tracto digestivo saludable. También son ricos en saponinas, compuestos vegetales que pueden ayudar a proteger contra el estrés oxidativo y el cáncer.

 

Granada

Las semillas de esta fruta ayudan a proteger la dermis y la epidermis, mediante la regeneración de las células de la piel, por lo que están indicadas para tratar quemaduras solares e incluso para acelerar el ritmo de curación de una herida. Las granadas son muy nutritivas por lo que su consumo diario también ralentiza el envejecimiento de la piel, protegiendo contra las arrugas, las manchas causadas por el sol o los nocivos efectos de los rayos UV-A.

 

Espinaca

La espinaca es una verdura de hoja verde y una gran fuente de calcio , vitaminas , hierro y antioxidantes. Debido a su contenido de hierro y calcio, la espinaca es una excelente adición a cualquier dieta sin carne o sin lácteos. Una taza de espinaca cruda se compone principalmente de agua y contiene tan solo 7 calorías . También proporciona el requerimiento diario completo de vitamina K de un adulto, altas cantidades de vitamina A y también vitaminas C, magnesio, calcio, folatos y antioxidantes.
La vitamina K es esencial para un cuerpo sano, especialmente para huesos fuertes, ya que mejora la absorción de calcio. El hierro es necesario para generar energía y da color a la sangre. Así mismo, el magnesio es útil para la función muscular y nerviosa.

 

Cerezas

Esta pequeña fruta rica en vitaminas A, B, C, E, K, además de ser una fuente de hierro, calcio, magnesio, potasio y azufre reporta numerosos beneficios para la salud. Contiene nutrientes esenciales que combaten las inflamaciones y las infecciones. Esto último se debe a que, según recientes estudios, el ácido elágico y la quercetina que contienen las cerezas ayudan a frenar el crecimiento y la propagación de los tumores sin causar daños a las células sanas.

 

Sandía

Refrescantes y nutritivas, las sandías también ofrecen beneficios para el cuidado de la piel, al igual que las granadas. Además, contiene un tipo de aminoácido que favorece la dilatación de los vasos sanguíneos, ayudando a reducir la tensión y previniendo los accidentes cerebrovasculares y ataques al corazón. Por otra parte, hay que señalar que son una excelente fuente de licopeno, un beneficioso antioxidante.

 

Patata

Estos tubérculos son una fuente de energía que nos aporta más vitaminas y minerales y menos calorías de los que se le atribuyen normalmente (80 calorías por 100 g si se hierven). Por todo ello la OMS recomienda su consumo. Ojo! Consumirlas fritas o al horno proporcionan un alto índice glucémico. En cambio, las patatas cocidas que se han dejado enfriar durante horas ayudan a regular el azúcar en sangre, y disminuyen las concentraciones de colesterol y triglicéridos. Cocidas o al vapor son eficaces en casos de gastritis.

La patata aporta carbohidratos complejos (almidones), que son una fuente de energía para el organismo. Son ricas en fritas

 

Para finalizar, cabe aclarar que si necesitamos solucionar algún problema en la salud de nuestro cuerpo no es recomendable consumir en exceso aquella fruta o verdura que nos puede ayudar. Todos los extremos son malos. Recuerda que debemos consumir unas cantidades equilibradas de nutrientes y, en todo caso, consulta a tu médico o nutricionista.